Es de mexicanos conocer y recordar lo mejor de nuestra cultura popular

Hay muchas cosas que nos definen como mexicanos, algunas más conocidas mundialmente, como nuestra afición a ponerle chile a todo (aunque moqueemos) y algunas más de casa, como saber que si encuentras un bote de helado en el refri de tu mamá, lo más seguro es que sean frijoles. Lo cierto es que, más allá de esta picardía que nos caracteriza, somos un país con mucha cultura, un mosaico formado por tradiciones ancestrales que siguen vivas, por textiles que cuentan historias, artesanías hechas con el saber que pasa de una generación a otra; tenemos 68 lenguas indígenas, platillos que superan cualquier comida gourmet, artistas de fama mundial que han destacado en distintas épocas y personajes que han cambiado hasta el español.

Así que es de mexicanos sentirse orgulloso en el mes patrio y por eso, para celebrar todo lo que nos hace únicos, quisimos hacer un recorrido por distintas etapas para recordar y revivir las historias de las figuras más emblemáticas de la cultura popular mexicana. Desde la época del cine de oro, con Pedro Infante, Jorge Negrete y María Félix, pasando por la lucha libre con El Santo, hasta el arte con Frida Kahlo, tenemos muchas razones para festejar y queremos compartirlas todas contigo.

 

Pedro Infante Mexico GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Comenzamos con la época del cine de oro mexicano, el cual alcanzó éxito a nivel internacional entre 1936 y 1956, aunque la ventana de su oportunidad naciera lamentablemente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos y varios países europeos tuvieron que dejar de lado la producción cinematográfica para acudir o ayudar en el conflicto.

El parteaguas y la primera gran producción de esta época fue de Fernando de Fuentes Allá en el rancho grande (1936), misma que tuvo un enorme éxito en toda Latinoamérica e incluso en Estados Unidos,  con la que se le atribuye haber inventado el género cinematográfico de la comedia ranchera. El veracruzano también participó en otras producciones importantes de la época como El compadre Mendoza (1933), ¡Vámonos con Pancho Villa! (1936), en la que participó en el guión el poeta Xavier Villaurrutia, y Doña Bárbara (1943).

 

(Fuente: El Horizonte)

 

Por supuesto, es imposible hablar de esta época dorada sin mencionar a Pedro Infante porque si bien de Fuentes fue el creador del género, Pedro Infante es el charro por excelencia. Aunque por lo regular sus papeles eran parte del estereotipo de macho mujeriego y borracho, él era todo lo contrario, de hecho, debido a su diabetes, evitaba el alcohol y únicamente bebía una copa de coñac de vez en cuando. También interpretó personajes de carpintero, migrante, indígena y hasta policía, cada uno de ellos reflejaban sin duda los diferentes matices de un mismo México.

 

Pedro Infante No GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Pedro Infante fue un actor versátil que acuñó diversas frases gracias a su singular estilo de hablar cantando y logró escenas icónicas que se volvieron parte de la cultura popular mexicana. Un ejemplo de esto es la película A toda Máquina (1951) en la que nuestro querido actor aparece como policía al lado de Luis Aguilar en un lío de faldas. De esta película recordamos las audaces acrobacias sobre motocicleta y la forma en la que Pedro Infante nos enseñó a decir, con ritmo, que está por caer una tromba: Parece que va a llover, el cielo se está nublando. Parece que va a llover, ¡ay, mamá, me estoy mojando!” .Tanto Pedro Infante como Luis Aguilar aprendieron y realizaron los peligrosos malabares que se muestran en la película, ya que ambos actuaban como policías del Escuadrón Acrobático de Tránsito de México y en la época no era común que se utilizaran dobles para las escenas peligrosas.

Otra de las películas que sin duda alguna se salió de la pantalla para colarse en nuestra vida diaria es Ustedes los ricos (1948), segunda película de una trilogía en la que encarna a Pepe el Toro. La trágica historia que vive el protagonista al estar en la cárcel y afrontar la muerte de su hijo, el Torito, se convirtieron en un ícono del sufrimiento, que, como buenos mexicanos, convertimos en motivo pícaro para hablar de nuestras tragedias diarias… como que se nos acabe la quincena muy rápido o le pongan piña a la pizza.

 

Others GIF

(Fuente: Giphy)

 

Sin las películas de Pedro Infante tampoco nos sería tan fácil salirnos con la nuestra con tanto carisma como lo hizo el maravilloso personaje de la Tucita, en Los tres huastecos (1948) quien, por cierto, dicen que fue la única mujer que pudo domar a Pedro Infante.

Durante su carrera, filmó más de 60 películas, grabó más de 310 canciones y obtuvo, entre otros reconocimientos, un Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín y un Globo de Oro. También compartió al lado de otros grandes actores de la época, como María Félix, Jorge Negrete, Blanca Estela Pavón, Sara García, Luis Aguilar, Fernando Soler, Sara Montiel y Evita Muñoz. Fue, además, un piloto aficionado y aunque tuvo dos accidentes previos a aquel que le quitó la vida el 15 de abril de 1957 nunca abandonó su pasión. A pesar de que nuestro “amorcito corazón” nos dejó muy pronto, el recuerdo de un ser humano dedicado y que amaba todo lo que hacía se quedó para siempre con nosotros.

En esta misma época surgió otro gran actor, cantante y galán, que nos enseñó que si te dicen el mil amores, es nada más pa’exagerar.

¿Ya supiste quién es? Al guanajuatense Jorge Negrete lo recordamos no sólo por sus actuaciones, sino por su legado. Gracias a él se fundó el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana (STPC) y la Asociación Nacional de Actores (ANDA). Comenzó su carrera como cantante después de graduarse como teniente de caballería en el Ejército Mexicano, de ahí que fuera tan bueno para montar y tuviera ese porte que nos encanta. ¿Sabías que entre sus múltiples talentos se encontraba hablar inglés, alemán, francés, italiano y hasta un poco de náhuatl? Era lo que llamamos ¡un mexicano fregón!

 

(Fuente: Tradición tapatía)

 

La astucia de hombre guapo, que siempre le cantó a su México lindo y querido, fue lo que lo llevó al cine, pero comenzó su carrera en la radio, en un programa de la XEW. A pesar de su gran talento, en sus inicios, cuando probó suerte en Estado Unidos, tuvo que trabajar como mesero en un restaurante para latinos, aunque eso nunca lo hizo perder el ánimo ni su objetivo. Su peculiar personalidad, su traje siempre impecable, su voz inconfundible y su sonrisa de pillo lo ayudaron a consolidarse como el Charro Cantor. Su fama fue tal que se convirtió en el antagonista de Pedro Infante en la película Dos tipo de cuidado (1953) y su supuesto conflicto trascendió las pantallas, aunque en la realidad eran muy buenos amigos.

 

(Fuente: Más México)

 

Negrete fue un mexicano de esos que no se rinden, que sonríen hasta en la adversidad y que le dicen al mundo cantando:“Yo soy mexicano, de naiden me fío, y como Cuauhtémoc cuando estoy sufriendo, mejor que rajarme, me aguanto y me río

Nuestro Charro Cantor estuvo casado con una de las mujeres consentidas de la época, nosotros la admiramos porque tenía una voluntad de hierro, una inteligencia de mujer audaz y una belleza que podía matar con una sola mirada: María Félix. El peñón de las ánimas (1943) , fue la primera película en la que apareció La Doña, misma donde coincidió con Jorge Negrete. Cuentan que en una ocasión el Charro se impacientó por el tiempo que ella tardaba en arreglarse en el set y amenazó con irse si no demoraba menos, a lo que ella contestó mientras arrojaba su trenza postiza: “Puede irse, señor Negrete”. Y es que, como bien sabemos, nadie puede apurar la belleza mexicana.

 

Kiss GIF

  (Fuente: Giphy)

 

La Doña nació en Sinaloa, pero fue hasta que se mudó a la Ciudad de México que comenzó su carrera como actriz por invitación del Ingeniero Fernando Palacios. Filmó 47 películas en México, España, Argentina, Francia e Italia, la mayoría de gran éxito y con un reparto de lujo. Su belleza fue lo que la llevó al cine, pero sin duda alguna su éxito y fama se debieron a su inteligencia, disciplina y trabajo constante, porque como ella siempre decía: “no es suficiente ser bonita, hay que saber serlo”.

 

(Fuente: De10)

 

Todos admiramos su trayectoria, fortaleza y sus ideas firmes, con las que se negaba a interpretar el típico rol de género de esa época. Ella siempre creyó en la igualdad entre hombres y mujeres, por eso aunque reclamaba los derechos para la mujer, también exigía que se portaran a la altura: creía en mujeres más preparadas, más responsables, que se interesaran en temas políticos y sociales. Incluso propuso en alguna ocasión que una mujer ocupara el cargo presidencial, por lo que sin duda alguna estaba muy adelantada a su época y sentía el Girl Power a todo lo que daba.

Si hay algo que amamos de ella, es el habernos enseñado que primero está el amor propio, luego todo lo demás y que una mujer mexicana puede poner de cabeza a cualquier hombre. Dentro de su círculo de amigos se encontraban varios actores y artistas reconocidos de la época, entre los que destaca la talentosa Frida Kahlo.

 

Frida Kahlo Art GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Esta super mexicana le mostró al mundo lo mejor de México, su cultura, colores, misticismo, naturaleza y encanto, pero también la fortaleza de un espíritu inquebrantable ante una vida que no fue fácil. Nosotros la recordamos no sólo por su excelente talento para manejar el pincel y plasmar el surrealismo mexicano, sino por su fortaleza como persona.

Nació en Coyoacán el 6 de julio de 1907, heredó de su padre el talento y el ojo de artista a través de las fotografías que él tomaba. A pesar de los diversos momentos de sufrimiento que experimentó a lo largo de su vida, siempre se lo tomó con buen ánimo y celebraba el poder expresarse. Es una inspiración para enfrentar lo peor con buen semblante y convertirlo en arte, como hacemos cuando nos reímos de nosotros mismos o invitamos cada noviembre a la Muerte, colorida y alegre a festejar con nosotros la vida. Su ejemplo es tan admirable y su mensaje tan poderoso que por años ha sido un ícono del valor, el arte y hasta la moda. Incluso en recientes años, su fama sigue siendo abrumadora: la banda Coldplay nombró a su disco Viva la vida en honor a una de las pinturas de la artista.

 

Frida Kahlo Art GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Sentía mucha pasión por el arte, probablemente porque en él encontraba la forma de expresar su dolor, así que su obra fue vasta y se caracterizaba por ser una forma de autorretrato. Su talento y la franqueza con la que pintaba conquistaron a varios artistas del medio, entre ellos a Diego Rivera, con quien compartió aprendizaje, arte y amor. El muralista era ya una celebridad para cuando conoció a Frida, pero sin duda la artista influyó en sus obras, incluso elaboró una de las más importantes un año después de la muerte de la mexicana el 13 de julio de 1954: Historia del teatro en México, un mural que adorna la entrada del Teatro Insurgentes , en la Ciudad de México. Rivera plasmó en este famoso mural a varios personajes de la historia mexicana, entre ellos a Mario Moreno Reyes, mejor conocido como Cantinflas, así es, chato. En la obra se ve al personaje tomando con una mano dinero de los poderosos y con la otra, dándole a los necesitados. El muralista decidió plasmarlo así porque era la realidad del actor, un persona que nos enseñó humildad a través de la grandeza de su éxito.

Cantinflas es probablemente el comediante mexicano más querido de todos los tiempos. Con un ingenio incomparable para manejar las palabras, su sonido y significado, nos regaló frases inmortales como “No sospecho de nadie, pero desconfío de todos” o “Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos”. Su comedia es simplemente una filosofía de vida, es el espíritu mismo del mexicano pícaro, coqueto, que es a veces irreverente con las figuras de autoridad. A través del humor trató temas de política y desigualdad social, siempre del lado de los menos afortunados.

 

Mario Moreno Mexico GIF
  (Fuente: Giphy)
Su peculiar forma de hablar y de jugar con las palabras, para hacer una crítica con humor, fueron tan relevantes que en 1992 la Real Academia Española (RAE) incluyó en el diccionario el verbo cantinflear, así como las palabras Cantinflas y cantinflada y los adjetivos cantinflescocantinflero y acantinflado y el sustantivo cantinfleo.

Mario Moreno representó con su personaje Cantinflas  al mexicano alegre y optimista, que es sincero y dice la verdad aunque, con eso, se salte las convenciones sociales. Como persona, dedicó su vida a ayudar a los menos afortunados a través de diversas beneficencias, porque como él mismo decía “La primera obligación de todo ser humano es ser feliz, la segunda es hacer feliz a los demás”. Su actuación fue congruente con su vida, ¡por eso lo queremos tanto!

Cantinflas es parte del folklore mexicano porque supo mostrar las cualidades de un pueblo que es humilde, trabajador y que habla de una forma tan particular que sólo su valedor le entiende.

 

Mario Moreno Mexico GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Otro personaje que sin duda forma parte de este folklore de nuestro país y que aportó muchísimo a la concepción de héroe mexicano fue El Santo. Este ícono de la justicia luchaba sin poderes extraordinarios, pero, eso sí, con mucho valor, mucha garra, sin rendirse. Inició su carrera en la lucha libre en 1942 junto con otros grandes del ring como Blue Demon. Su fama comenzó con los cómics que editaba José G. Cruz llamados Santo, El Enmascarado de Plata ¡Una aventura atómica!, pero fue hasta 1958 que hizo su primera película, lo que le dio un éxito sin precedente en la lucha libre mexicana, tanto que llegó a grabar 52 películas más. El Santo es ese cruce entre lo real y el mundo fantástico en el que vivimos los mexicanos, por eso no nos extraña que luchara y saliera ileso (o casi), contra mujeres vampiro, hombres lobo y hasta extraterrestres… ¡Ay, nanita!

 

Lucha Libre Mexico GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Durante los cuarenta años que fue luchador, nunca perdió la máscara, lo que lo llevó a consolidarse, además, como un mito. 

Y así como El Santo, los mexicanos somos luchadores que no se quiebran, es más, nos reímos de las dificultades y hasta de nosotros mismos, lo que sin duda es nuestro súper poder.

El Mexicano Power además de ser ese poder que nos ayuda a escapar con presteza de la chancla voladora, que nos hace cargar con un suéter porque la jefecita lo manda o que nos permite festejar como uno solo cada septiembre aunque no nos pongamos de acuerdo en si las quesadillas llevan o no queso, es, sobre todo, ese poder que nos une en los momentos más difíciles, que nos hace actuar con fuerza para salir adelante juntos, y que nos levanta si nos hemos caído.

¿Y qué puede haber más mexicano que unos tacos, una chela y la suerte de la lotería?

Pero antes de que nos aloquemos… ¿sabes de dónde vienen estos tres?

El taco, emblema del mexicano, se cree que nació con los olmecas, quienes utilizaban el maíz nixtamalizado para crear la deliciosa masa que calentaban en piedra y así dar origen a la tortilla, la cual se creó con el único propósito de usarse como una especie de cuchara, como hasta ahora, para empujar o levantar los alimentos. Dependiendo de la zona, el taco ha ido adquiriendo distintos ingredientes básicos y formándose una identidad regional, como los tacos acorazados, platillo famoso de Morelos, ¿los has probado?

 

Tacos GIF - MexicanFood Tacos GIFs

(Fuente: Tenor)

En cuanto a la chela, hay fuentes que afirman que fueron los sumerios quienes comenzaron con el arte de hacer cerveza. A México llegó con la Conquista tras un permiso que otorgó el rey Carlos V en 1542 para producirla en una fábrica en Amecameca, en el hoy Estado de México. Al principio, los españoles no confiaban en que los indígenas guardaran el secreto de su preparación, así que traían a sus compatriotas para trabajar en el producto. Con el tiempo esto fue cambiando y aunque la historia siguió su curso, la cerveza llegó para quedarse. A partir del siglo XX las productoras comenzaron a ser mexicanas y aprendieron este bonito arte de convertir el agua, los granos de cebada, la levadura y el lúpulo en el mejor compañero de nuestro taco.

 

Mexico GIF

  (Fuente: Giphy)

 

Es imposible que un mexicano no sepa lo que es la lotería, sin duda identificamos bien a los personajes de las cartas y hasta nos emocionamos con algunos, como: “El Catrín”, “La Sirena”, “La Botella”, “El Borracho”, “La Muerte” y “El Corazón”… ¡Lotería! Este juego de azar llegó también con la Conquista, se creó para la clase alta, pero poco a poco se fue volviendo popular hasta que terminó por ser un distintivo del pueblo. Ha logrado traspasar a otros ámbitos de nuestra vida cotidiana y sus emblemáticas cartas se han convertido en el centro de miles de diseños. Originalmente, la lotería se jugaba con frijoles como fichas y se recitaba una copla para dar pista de quién era el personaje de la carta antes de mencionarlo explícitamente. La lotería es una muestra sencilla de que los mexicanos lo convertimos todo en una rima alegre que nos hace relatar, hasta lo cotidiano, como algo extraordinario.

 

Ezsz GIF

(Fuente: Giphy)

 

Por esto y más nos gusta ser mexicanos y nos sentimos orgullosos de serlo, porque somos gente alegre que es el alma de la fiesta, trabajadores y no abandonamos nunca nuestros sueños, luchamos contra la adversidad y nos reímos en el camino, hacemos de los manjares nuestra comida diaria, creamos arte que se aprecia a nivel mundial y porque sabemos ser uno cuando nuestro hermano nos necesita. ¡Cómo no nos va a gustar ser mexicanos! Por eso, si tú también amas ser mexicano entra a Printome.mx y encuentra toda nuestra línea creada especialmente para conmemorar nuestro amor por México. Llévate la playera que represente mejor tu espíritu para dar el Grito de #LoHiceConPrintome y siéntete orgulloso de formar parte de esta raza de bronce.

 

Viva Mexico GIF by MiSelecciónMX

(Fuente: Giphy)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *